Visigodos

Los defensores de una etapa visigótica en la ermita sostienen que la basílica levantada en el siglo IV d.C. se incendió y las llamas acabaron con gran parte del templo. Las cubiertas de madera se calcinaron y de los arcos sólo se conserva el primero del lado del evangelio, de ahí las dovelas y mampuestos de arenisca y no de toba como el resto de la arquería. Estos arcos de medio punto de piedra toba los sitúan en torno al siglo VII. Afirman que es en época visigoda cuando se reconstruye la ermita y esta vez la cubierta que aunque vuelve a ser arquitrabada, presentaría un artesonado de madera decorado. Sostienen que el ábside ya estaba decorado con escenas pictóricas y ahora se repintan, y que se realiza ahora la cúpula del presbiterio con el anillo formado con arquillos.


Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Los campos con * son obligatorios